// Viajar Social
// Buscar
// Social

Viaje a Australia: Sydney

Sydney es una ciudad mundialmente destacada, como lo es Nueva York, Londres o Shanghai; pero realmente, ¿qué se conoce de ella? Para los amantes de las grandes ciudades, los edificios altos y las amplias tiendas de ropa y electrónica, Sydney es una ciudad metropolitana ideal, que además contiene numerosos jardines y parques de libre acceso y, por supuesto, cuenta con su más que reconocido puerto.

Sydney_Opera_House_-_Dec_2008

Mi experiencia personal: me lo recorrí en dos días, y el segundo no lo pasé siquiera en la gran
ciudad, sino que escapé en ferry al “territorio de los hombretones”(Manly) Pero empecemos desde el principio: Llegada a Sydney. Nunca conocerás el significado de ‘Jet lag’ hasta que viajas a Australia. Pero no pasa nada, el aeropuerto no está lejos del corazón de la ciudad, muy bien conectado por taxis, guaguas y trenes; pero antes de lanzarte de cabeza a ninguno de ellos, pregunta en el albergue que hayas escogido si ofrecen transporte gratuito hacia/desde el aeropuerto.

En mi caso, me hospedaba en el Jolly Swagman Backpackers, y por un mínimo de dos noches de alojamiento, venían a recogerte, sólo tenías que llamar desde un teléfono público a tu llegada al aeropuerto a un número gratuito del albergue y en cuestión de 10 minutos estarías ya de camino.

Es muy común el uso de números gratuitos o de 50 céntimos de coste de llamada, lo cual nos facilitan mucho las cosas a los pobres extranjeros como nosotros que buscamos ahorrar el más mínimo gasto.

Procura también cambiar la mayor cantidad que puedas de dinero en efectivo que lleves, porque si no vuelves a pisar otro aeropuerto, los centros de cambio y los bancos se llevan muchísima comisión y no encontrarás precios más ajustados al valor real del dólar.

Alojamiento

the rocks

Esto dependerá mucho de tus planes y gustos. Pero si es la primera vez que pisas suelo australiano, no te vuelvas loco buscando las miles de posibilidades de alojamiento desde casa, un albergue será la mejor opción SIEMPRE.

Jolly Swagman Bakcpackers ofrece buenas habitaciones mixtas (dorms de 6/8 personas) totalmente equipadas por aproximadamente $28, incluyendo desayuno e internet (de uso limitado según el número de noches que te alojes).Destacar de este albergue que está pensado idealmente para aquellas personas que piensan quedarse una laaaaaarga temporada en Australia y buscan trabajo para poder permitírselo. Te informan de ofertas que hayan encontrado, te regalan una tarjeta SIM de móvil con sus instrucciones de uso y ofrecen todo tipo de facilidades para encontrar pisos compartidos y otros alojamientos (ya sea en el propio Sydney u otro lugar del continente).

Está situado en la zona de Kings Cross, a escasos 15 o 20 minutos de Hyde Park y 30 de Circular Quay y la casa de la Ópera. Te dará la oportunidad de acostumbrarte al horario australiano, al movimiento de la ciudad, ¡y al acento!, cosa que no es nada fácil en un principio, lo aseguro.

Una vez asentado, con todas las ayudas que ofrecen, en una o dos semanas puedes haber encontrado un trabajo mejor y un alojamiento más barato y en una zona más acorde a tus gustos que lo que podrías haber reservado desde casa. Sitios que ver. Para moverte con total libertad, aprender a orientarte e inundarte de la esencia de la gran ciudad, ¡qué mejor que hacerla andando! La estructura de las ciudades australianas son muy simples, cuadradas, distribuidas las calles por bloques; es prácticamente imposible perderse.

Si no has conseguido un mapa aún (cosa rara), es que no lo has buscado: regalan mapas en el aeropuerto, en las estaciones de tren, en los albergues, en los centros de información… Y si no tienes mucho tiempo y eres de los que les da un poco de apuro perderse sólo en un lugar desconocido, dos veces al día (10:00am y 13:30pm aproximadamente) durante todos los días de la semana se organizan tours guiados en inglés gratuitos, saliendo desde Circular Quay. ¡Muy recomendable! Un guía te contará la historia de la ciudad y de los edificios y monumentos principales, dando una vuelta de unas 3 horas aproximadamente por el corazón de Sydney. Y después puedes preguntarle sitios donde salir, donde pongan la cerveza más barata o donde comer por un precio razonable (este tipo de detalles empezarán a cobrar importancia desde el primer momento que sientas la necesidad de comer/beber cualquier cosa).

Lugares que ver en Sydney

Sydney Harbour (Port Jackson)
Sydney Harbour National Park
Sydney Aquarium: es uno de los más grandes del mundo y merece muchísimo la pena visitarlo, al igual que se debería evitar el zoo.
Sydney Opera House: si quieres ver la Ópera desde distintos puntos de vista, cruzando el puente
o tomando un ferry desde Circular Quay se obtienen las mejores vistas, con el centro de la ciudad tras la estructura. Si se quiere tener una experiencia única además, evita los tours al interior de la ópera, aprovecha que todas las noches hay espectáculos
de naturaleza variada (come d i a s , conciertos, proyecciones…) por un precio no muy elevado, excepto durante las fechas de Navidad.
Sydney Harbour Bridge: la actividad de cruzar por la estructura superior del puente no es una de las mejores ideas. Cuesta más de $200 para cosa de una hora y no es una experiencia de las ‘inolvidables’, además no puedes llevar
tu cámara/móvil/vídeo y si pretendes llevarte un recuerdo del momento, tendrás que pagar aún más dinero. Hay muchísimas actividades y sitios a los que ir y de los que se puede disfrutar de forma gratuita.
The Rocks: parte antigua de la ciudad con callecitas de piedras y casitas de ladrillos. Es la zona histórica de Sydney, aunque consta sólo de unas pocas callecitas. Si buscas zonas parecidas, a menos de 20 minutos andando hacia el suroeste (fuera del núcleo de la ciudad) se encuentran barrios entrañables como la Glebe o Newtown.
Circular Quay: desde este puerto salen diariamente y en intervalos de 15 a 20 minutos ferrys a distintas partes de Sydney, y además de ser una rápida forma de alcanzar otros extremos de la bahía, se puede aprovechar el trayecto para sacar fotos de la Ópera, el Puente o toda la ciudad completa sin tener que involucrarte en paseos de barcas turísticas.
Hyde Park.
Royal Botanic Gardens: como grata sorpresa, los jardines, parques y zonas verdes son completamente gratis, y además en los puntos de información suele encontrarse una entrañable señora mayor que durante unos 40 minutos te muestra todo el jardín y explica todas las características de las plantas, flores y pájaros o fauna que se puedan encontrar por el camino. Lleva gorra, está infestado de murciélagos, y la gravedad funciona para todos y todo por igual.
Chinatown: en todas las localidades australianas de cierto tamaño encontramos un barrio chino. Pero no en sentido turístico: todo está escrito en chino, los productos son chinos, los supermercados, los comercios, las marcas… Parece que se llevaron consigo un cachito de China cuando se mudaron para vivir allí

Inner West: a una media hora andando del centro encontramos barrios bohemios de casas bajitas, con sus vallas de madera y sus cafés y tiendas variadas (griegas, italianas, tailandesas, españolas…), tales como Glebe o Newtown.
Playa de Bondi: es la más famosa de la zona, pero para ser sinceros, está demasiado explotada por el turismo, lleno de tiendas de mercadillo, heladerías, cafés y restaurantes atosigando la avenida y atestado de couches turísticos. Es la típica playa australiana de arena blanca, aguas limpias y surferos practicando; pero que no te engañen, no es la única, en toda la costa australiana se practican deportes acuáticos y cuanto menos conocida y más recóndita esté la playa, más merecerá la pena visitarla.
Manly: ofrece la misma visión que Bondi pero sin ese gentío alrededor y es de fácil acceso vía ferry. Se puede volver del mismo modo u optar por una caminata de 4 horas por la avenida recorriendo los parques naturales y las calitas de la costa hasta Middle Harbour, y de ahí chay guaguas y tranvías de vuelta a la ciudad.

Escrito por sara @ abril 4, 2013 Sin comentarios

Sin comentarios

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.