// Viajar Social
// Buscar
// Social

Viaje a Tailandia: Los templos de Sukhothai (Día 6)

Abro los ojos y continuamos en la furgoneta… El hambre empieza a apretar. Aun queda un rato para llegar a Sukhothai, amanecer de la felicidad, pero todos tenemos nervioso el apetito. Se lo comentamos al conductor y en menos de 5 minutos estamos sentados en la terraza de un restaurante, empapándonos del espíritu de la Tailandia profunda.

P1050728P1050731

Una hora después de volver de comer comprobamos que entendimos mal al conductor y que el google maps no estaba equivocado, por lo que tardamos más de lo que deseábamos. Sobre la marcha decidimos cambiar la estrategia y visitar la antigua ciudad de Sukhothai el día siguiente por la mañana.

A la llegada, buscamos alojamiento. La mayoría de los alojamientos están en Nueva Sukhothai y son mayoritariamente guesthouses. Hay unas cuantas opciones lujosas pero están situadas alrededor del parque histórico. La mayoría de los hoteles alquilan motos, bicicletas y tienen servicio de lavandería.

La primera opción que miramos, y que luego fue la definitiva, fue TRGuesthouse. En otras ciudades tailandesas los alojamientos se encontraban principalmente a lo largo de una calle. En Sukhothai esto no era del todo así, pero tampoco tuvimos que movernos mucho para buscar otras opciones. Sin embargo, la impresión que obtuvimos en persona del TRGuesthouse fue muy parecida a las impresiones percibidas a través de Internet (o ya habíamos aprendido la traducción) y acabamos tomándolo como opción definitiva.

Ver Sukhothai en un mapa más grande

Una vez tomado posesión de las habitaciones dimos un paseo por la ciudad moderna. El calificativo de “moderna” es por comparación del parque histórico que compone la antigua ciudad, ya que más parece un pueblo que una ciudad, según el prototipo europeo. La primera parada fue la visita al templo moderno Wat Khuha Suwan, donde vivimos, según mi opinión, una de las más enriquecedoras experiencias del viaje.

Al asomarnos por la puerta del muro del recinto sagrado nos recibió un alegre y pintoresco monje dispuesto a hacernos una más que completa guía del lugar. Quizá su única meta era la de encontrar patrocinadores para la construcción del nuevo edificio sagrado, pero su interés por mostrarnos hasta el último rincón y contarnos hasta la más insignificante anécdota cautivó nuestros corazones. Eso era muy meritorio aún sin contar que su inglés era más que escaso y su esfuerzo por que le entendiésemos era sobrehumano. Con su guía, hicimos ofrendas a Buda y al Dalai-lama y vimos el anochecer tras los muros del templo.

P1050736P1050737

A la salida era de noche. La ciudad de Sukhothai apenas tiene vida nocturna. Es sin duda una ciudad de día. En esta ciudad habita en su mayoría población de descendencia tailandesa y china, mientras que en la zona rural de la provincia predomina fundamentalmente la tailandesa, sobre todo los Lanna con raíces birmanas, del Tibet y del sur de China.

En Sukhothai hay un plato típico de noodles conocido como “noodles Sukhothai”. Es una mezcla de noodles de arroz con cerdo crujiente, ajo, judías verdes, cilantro, guindilla y cacahuetes en una especie de sopa condimentada con salsa de soja. Sin embargo, debido a lo tarde que buscamos un sitio para cenar, degustamos pescado del río Yom en el Fueng Far. De entre las opciones que había buscado, esta fue la que más nos recomendó el recepcionista del albergue.

P1050768

Después de cenar, fuimos a uno de los pocos bares con música en directo de la ciudad, el Chopper Bar. Estaba cerrado, como el Poo and Kung. Finalmente decidimos tomar una cerveza y acostarnos prontito para madrugar al día siguiente.

A las 8h de la mañana ya estábamos sentados en la furgoneta tras un suculento desayuno en el hotel rumbo a la antigua ciudad de Sukhothai. Para la gente que no dispone de coche alquilado como nosotros, es normal el uso de los songthaew, aunque también es posible alquilar una motocicleta para recorrer los 12km que separan ambas ciudades.

Existen tres parques históricos muy recomendables en Sukhothai: el parque histórico de Si Satchanalai, el parque histórico de Kamphaeng Phet y por supuesto el parque histórico de Sukhothai, antigua capital del primer reino tailandés.

Como ya solamente nos quedaba la mañana optamos por visitar la antigua ciudad de Sukhothai fundada en 1238, que fue cuna de la civilización tailandesa con templos de influencia Khmer, hindú, birmana y Mon, por lo que representa uno de los sitios históricos más importantes del Sudeste asiático.

Una vez en el parque histórico alquilamos bicicletas para ver los aproximadamente 70 kilómetros cuadrados de la zona divididos en cuatro zonas principales. El alquiler de cada bicicleta el día completo nos costó 30 BTH. También es posible alquilar tuk-tuks o motocicletas; y moverse en coche. Para financiar la conservación del parque estas zonas tienen el acceso restringido por un precio de 100 bath por persona y zona.

P1050779P1050776

La zona principal es la central, donde se encuentran las impresionantes ruinas del antiguo palacio Wat Mahathat. En frente está situado el museo nacional de Ram Khamhaeng que cuesta 150 baths, pero al que no entramos. A la derecha del museo se encuentra el monumento al rey Ramkhamhaeng que inventó el alfabeto Thai, introdujo el comercio libre, hizo las leyes civiles y promovió la difusión del budismo. Bajo su reinado, Sukhothai continuó prosperando hasta la mitad del siglo XIV cuando perdió el poder la dinastía Ayutthaya que marcó el declive de esta esplendorosa capital antigua. Otros de los monumentos que visitamos en esta parte de la ciudad fueron: Wat Tra Phang Ngoen y Wat Si Sawai. Sin embargo, de entre todos los templos que forman parte del recinto central, mi favorito es el Wat Sra Si. Tiene un buda sentado y está rodeado por un canal. Y tiene unas vistas hechiceras al ponerse el sol por detrás.

P1050795P1050792

Después paseamos hasta la siguiente zona. Hay que tener la precaución de informarse bien de cuáles son las puertas del parque que están cerradas, puesto que es posible planearse una ruta que atraviese alguna puerta que no esté abierta y haya que improvisar, como nos ocurrió a nosotros. En la zona norte visitamos el What Phra Phai Luang, pero nos cautivó el Wat Si Chum y cómo su buda está empotrado en los muros del templo.

P1050848P1050844

Después pedaleamos hasta la parte oeste para acceder mediante unas pintorescas escaleras hasta el Wat Saphan Hin y el Wat Phrabat Noi. La siguiente etapa era la visita al Wat Chetuphon en la zona sur, pero la falta de tiempo no nos lo permitió. Este templo posee un enorme buda como fachada. A su lado, el Wat Chedi Si Hong también era una estación de recomendada visita.

P1050854P1050861

Al ser la hora a la que habíamos quedado con nuestro diligente conductor, salimos de la zona central y devolvimos las bicicletas mientras nos refrigerábamos con unos refrescos adquiridos en el puesto de bebidas de la tienda de alquiler.

Antes de despedirnos definitivamente del “amanecer de la felicidad” hicimos una parada en Wat Chang Lom, un templo rodeado de elefantes donde hicimos las últimas fotos de la ciudad. Después, y como hizo la familia real Thai muchos siglos antes, nos pusimos en marcha hacia la ciudad de Ayutthaya.

P1050906
Escrito por esther @ agosto 11, 2011 2 comentarios

2 Responses to “Viaje a Tailandia: Los templos de Sukhothai (Día 6)”

  1. […] sido 15 días repletos de aventuras, rodeados de selva, con playas paradisíacas, monumentos impresionantes y Bangkok, donde nuestro viaje acaba. Un viaje que nunca se nos olvidará, que quedará en mi […]

    Pingback by Viaje a Tailandia: El mercado flotante de Damnoen Saduak (Día 15) | Destino viajar on agosto 29, 2011 at 10:08 am



  2. […] Los tempos de Sukhothai […]

    Pingback by Destino Viajar: Destino Viajar es más que un blog, es un hobby que nos une con nuestros amigos en cada viaje para compartir nuevas experiencias. Guía completa de viaje a Tailandia | Destino Viajar on abril 11, 2014 at 2:10 pm



Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.