// Viajar Social
// Buscar
// Social

Viaje a Tailandia: Campo de elefantes en Chiang Mai (Día 2)

El segundo día comenzamos a disfrutar de las excursiones que habíamos negociado el día anterior. Los cogimos en una pequeña agencia de una señora de la calle que os comenté en el día anterior, la calle Moon. Allí tienen un montón de paquetes, muchos con más cosas de las que quieres. Sin embargo, nuestra experiencia es que si decides quitar cosas y poner otras al final te sale más caro que el paquete estándar, así que procurar coger un paquete que se adapte lo mejor que podáis a vuestros deseos.

Una vez elegido el trayecto el tema es negociar el precio. Nosotros conseguimos rebajar el precio inicial de 2000 BTH por los dos días. Mi impresión es que lo podíamos haber dejado más barato, sobre todo porque éramos nueve, pero es mejor no lamentarse después de un regateo.

La excursión fue toda en una minivan, con un guía thai, lo que significa poco inglés. Eso suele ser un problema porque se supone que un guía debe contarte cosas y en este caso no contaba casi nada. La primera parada fue en la Granja de orquídeas y mariposas, un lugar que suele estar incluido en muchas excursiones. La verdad es que a mi me parece de relleno porque las orquídeas están bien, pero vistas 10 vistas todas y casi vimos más tipos de mariposas en la selva que en esta granja. Pero bueno, nos regalaron una orquídea bien bonita que llevamos todo el día puesta en la solapa.

P1050003

Después fuimos a ver la tribu Lisu para hacer tiempo antes del campo de elefantes. He de decir que lo de las tribus en Tailandia ha sido una de las mayores decepciones. A los sitios que nos llevaron son más mercadillos que otra cosa. Entiendo que las tribus consigan dinero del turismo y que el turismo quiera ver las tribus originales, pero creo que esta conviviencia no va a ser posible. Quizás en una excursión de varios días si te lleven a algún poblado más recóndito donde no te intenten vender y te muestren más cómo viven las tribus de verdad.

Tras dar un paseo por la aldea Lisu nos fuimos al campamento de elefantes. En el que estuvimos nosotros simplemente te daban una vuelta en elefante, ¡que ya es una experiencia! pero nada de elefantes haciendo malabares o pintando. Si queréis ver eso os recomiendo ir al Campo de elefantes Maesa. Este tiene mucha mejor pinta y muchas más actividades.

P1050036

Tras montar en elefante el plan era realizar un trekking por la selva de una hora hasta unas cataratas en las que nos bañaríamos. Sin duda, el andar por las selvas de Chiang Mai es una experiencia, su vegetación es impresionante y los paisajes verdes una gozada. Sin embargo, el trekking fue algo peor para mí. A los 20 minutos resbalé en una cuesta con tan mala suerte que se me salió el hombro y tuve que ir al hospital. ¡Una experiencia nueva en Tailandia!

La verdad es que ya que tuve que pasar os hablaré de lo que pude ver en el hospital. Todo estaba muy limpio, me trataron estupendamente: me llevaban en silla de ruedas a todos lados, me tomaron la tensión, me pesaron, me hicieron una radiografía y me colocaron el hombro sin dolor gracias a algún anestésico que me inyectaron. Como digo, el trato fue buenísimo así que si alguna vez os toca, espero que no…, no vayáis con miedo. Por lo menos a los turistas les tratan muy bien.

Tras esto volvimos para comer al campamento de elefantes y visitamos unas pequeñas cataratas cercanas que fueron un presagio de lo que mañana íbamos a ver. Pero lo más importante de la tarde fueron la visita a las mujeres jirafa, o paudang, y el templo de Doi Suthep.

P1050093

Las mujeres jirafa llegaron a Tailandia huyendo de los conflictos de los 90 en el país vecino de Myanmar. En el norte de Tailandia se asentaron y ahora viven de los turistas que compran sus productos o dan limosnas. Las mujeres jirafa se llaman así por los anillos que llevan en el cuello. Desde los 5 años se van añadiendo uno cada dos años hasta llegar a tener más de 20 como algunas ancianas. El peso de estos anillos hace descender las clavículas y aplantarse la cavidad torácica creando la sensación de que el cuello es más largo. Esta deformación hace estas mujeres mueran por roturas de cuello o asfixia. La leyenda de los anillos de latón parece ser que contaba que protegía a las mujeres de ataques de los tigres que intentaban morderles el cuello.

P1050116

Tras ver a las mujeres jirafa nos dirigimos a la última parada del día, el templo de Wat Phrathat Doi Suthep, el más importante de Chiang Mai. La leyenda dice que el templo se fundo en el lugar que murió un elefante que portaba una reliquia del propio Buda. El rey Nu Naone en 1368 ordenó la construcción de este templo en aquel lugar. Sin duda es el más bonito de los alrededores y merece la pena ir a verlo, aunque esté a 15 km de Chiang Mai.

P1050153

// Lo más importante

Escrito por javi @ Julio 21, 2011 6 comentarios