// Viajar Social
// Buscar
// Social

El Cementerio de Colón de La Habana

DSCF1101

DSCF1096

Si vas a viajar a La Habana en todas las guías turísticas te dirán que pasees por el Malecón, vayas a ver las salvas de cañonazos del Castillo del Morro, te tomes un mojito en La Bodeguita de Enmedio y un helado en el Coppelia, pasees por la Plaza Viejas y todo el centro colonial o recorras la enorme Plaza de la Revolución y sus alrededores. Entre otras muchas cosas, claro. Lo que quizás no aparezca siempre entre los obligados es el Cementerio de Colón. Efectivamente es lo que parece ser: un cementerio lleno de tumbas (muy lleno), nada que ver con algunos cementerios románticos llenos de vegetación de Europa, pero con algunos lugares realmente bonitos.

DSCF1098

DSCF1097

El Cementerio de Colón de La Habana se encuentra situado en la preciosa zona de El Vedado, llena de pequeños parques, palacetes y edificios pensados para las clases adineradas de la ciudad de antes de la Revolución. Esta necrópolis es una de las mayores del continente americano, no sólo por sus 57 hectáreas (la mitad del madrileño Parque del Retiro), sino por la gran cantidad de obras valiosas que contiene. Por eso es considerado una obra arquitectónica fundamental en todo el mundo, y tiene la categoría de Monumento Nacional en Cuba.

DSCF1091

DSCF1095

Yo cuando lo recorrí lo hice sin saber bien lo que estaba viendo. Nos habían hablado de él y en vez de ir a hacer el típico tour en autobús decidimos ver el Cementerio de Colón y luego seguir explorando La Habana a nuestro aire. Paseamos entre las tumbas observando la gran belleza y la elaborada ornamentación de muchísimas de ellas. Por sus calles rectas y sus pequeñas avenidas uno ve tumbas sencillas o grandes panteones, alegóricas o muy representativas, más barrocas o más neoclásicas, católicas o de otras religiones (había muchas con signos masones, por ejemplo). Y remanso de paz enorme, con el que admirarse de esas pequeñas obras de arte

DSCF1088

DSCF1087

Los dos imprescindibles a visitar en el Cementerio de Colón empiezan por su enorme pórtico de entrada, por su majestuosidad de estilo bizantino con estatuas de mármol, a través de cuyos tres arcos se accede. Luego está la tumba más icónica de la necrópolis es la de Amelia Goire de la Hoz, La Milagrosa, una madre  que murió embarazada, pero en cuyo sepulcro apareció con su hija en brazos. También hay monumentos a los bomberos, están enterrados los fallecidos en la Explosión del Maine, se recuerda a La Virgen de la Caridad del Cobre (patrona de Cuba) o a Casimiro Eugenio Rodríguez, el único enterrado de pie.

Para llegar allí, si vuestro hotel no está cerca, usad los taxis. Es lo más rápido y, en el fondo, lo más económico.

DSCF1092

Escrito por rubenvike @ junio 27, 2013 Sin comentarios